miércoles, 3 de julio de 2013

Cookies de twix y chips de caramelo


¡Hola a tod@s! Hoy estoy feliz, y no solo porque se hayan acabado los exámenes (que también!), sino porque ya hace dos años que empecé con el blog!! Hay que ver cómo pasa el tiempo!
El año pasado hice unas súper galletas de chocolate, las mejores que he probado nunca. Estas cookies de caramelo están geniales, pero no pueden competir con las Totally chocolate chocolate chip cookies, que llevan casi medio kilo de chocolate!
Me hubiese gustado hacer un sorteo rápido para celebrar este segundo aniversario, pero he pensado posponerlo un poco y hacerlo después de mi viaje a Londres. Seguro que allí encuentro algo que os guste mucho mucho, que os parece? ^_^
La receta la encontré en Averie Cooks. Espero que os guste y que las probéis! ;-)
Ingredientes para unas 25 galletas:
170 gr (3/4 taza) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
175 gr (3/4 taza) de azúcar moreno
55 gr (1/4 taza) de azúcar blanca
280 gr (2 tazas) de harina
200 gr (1 ½ tazas) de chocolatinas twix troceadas
140 gr (3/4 taza) de chips de caramelo o de chocolate
1 huevo L
2 cucharaditas de extracto de vainilla
2 cucharaditas de maizena
1 cucharadita de bicarbonato
Una pizca de sal
Preparación:
Tamizamos la harina, la maizena, el bicarbonato y la sal. Reservamos.
Ponemos en un bol la mantequilla, los dos azúcares, el huevo y la vainilla y batimos hasta que la mezcla esté cremosa y suave (unos 5 minutos).
Agregamos la harina tamizada, batimos hasta que la mezcla esté integrada y después añadimos las chocolatinas troceadas y los chips de caramelo o chocolate. Removemos con una espátula hasta que queden bien repartidos por toda la masa.
Forramos un par de bandejas con papel de hornear y vamos colocando porciones de masa, utilizando una cuchara de helados para que salgan todas con el mismo tamaño.
Antes de hornear las galletas la masa debe reposar un mínimo de dos horas en el frigorífico, ya que si las metemos recién hechas la masa se extenderá y tendremos una mega galleta. Otra opción es guardar la masa en el congelador y una vez congelada pasar las bolitas a una bolsa o un tupper, así tendremos la masa lista para cuando nos apetezcan unas galletas recién hechas.
Horneamos las galletas a 180º (horno precalentado) unos 10 minutos o hasta que veáis que empiezan a dorarse. Las dejamos 5 minutos en la bandeja y después pasamos las galletas a una rejilla para que terminen de enfriarse.

martes, 18 de junio de 2013

Polos de natilla

Hoy es fiesta en Málaga y a pocos días de que llegue el verano, el calor ya lleva semanas haciendo acto de presencia. Así que… que mejor que este helado tan cremoso de natillas para combatir las altas temperaturas?!?
Lo mejor de esta receta de natillas es que se usan los huevos enteros y no solo las yemas. Aunque si os encontráis con alguna receta en la que solo se utilizan las yemas, no se os ocurra tirar las claras! Metedlas en una bolsa de congelación o en un tupper y guardadlas en el congelador. Aguantan varios meses y podéis aprovecharlas para hacer macarons, bizcochos, mousses…
No sé si congelar las natillas es lo más recomendable… he leído por ahí que al descongelarlas se pueden cortar. Yo las hice, estaban buenísimas y aquí estoy, vivita y coleando! =D
La receta la saqué del blog Corazón de almíbar. Espero que os gusten! ;-)
Ingredientes para 5-6 polos:
2 huevos
500 ml de leche
100 gr de azúcar
40 gr de maizena
1 rama de canela
Un trozo de piel de limón
Preparación:
En un bol batimos los huevos, el azúcar, la maizena y un poco de leche. Reservamos.
Ponemos el resto de la leche en un cazo junto con la rama de canela y la piel de limón. Lo dejamos a fuego medio y antes de que rompa a hervir lo retiramos del fuego y quitamos la rama de canela y la piel de limón. 
Echamos la leche poco a poco y sin dejar de batir, sobre la mezcla de huevos y azúcar. Cuando esté todo integrado lo pasamos al cazo y dejamos a fuego medio, removiendo constantemente con unas varillas hasta que las natillas espesen, unos 10-15 minutos.
Vertemos las natillas sobre los moldes de helado y dejamos que se enfríen a temperatura ambiente. Después los cubrimos con papel film y los llevamos al congelador unas 3-4 horas como mínimo.


miércoles, 22 de mayo de 2013

Macarons de chocolate blanco


¡Buenos días! Al fin os puedo dejar la receta de estos deliciosos macarons de chocolate rellenos de ganache de chocolate blanco.
Aiiii el macaron, probablemente el dulce más temido por todos!! Y es que este dichoso pastelito francés nos trae a más de uno de cabeza. Con deciros que me quedé sentada delante del horno mientras estaban dentro y que di saltos de alegría cuando vi que les empezaban a salir los piececitos. Lo sé, estoy como un cencerro! =D
Después de una primera experiencia desastrosa se me quitaron las ganas de hacer macarons, hasta que hace unas semanas mi chico me dijo que los quería probar y claro, no podía negarme! Me puse a buscar recetas y me topé con este fantástico video de Las Recetas de MJ. Si os animáis a preparar los macarons os aconsejo que veáis su video un par de veces, os saldrán bordados! ;-)
Mis macarons obviamente no han quedado perfectos, pero de momento me conformo con el aprobado en textura y sabor.
Espero que al ver abajo tantas explicaciones no le cojáis más miedo todavía a los macarons. Y si es así visitad el blog de MJ y comprobad que no son tan difíciles como parece ;-)
Ingredientes para 25 macarons:
70 gr de clara de huevo a temperatura ambiente
130 gr de icing sugar
80 gr de almendra molida
10 gr de cacao en polvo sin azúcar
20 gr de azúcar
Ingredientes para el ganache:
120 gr de nata para montar
120 gr de chocolate blanco
Preparación:
Lo primero será tamizar la almendra molida, como mínimo dos veces, y después la pesaremos. A continuación tamizamos el icing sugar y el cacao sobre la almendra. Después tamizamos todo junto unas dos o tres veces. Es muy importante que los tres ingredientes estén bien integrados y tamizados. Reservamos.
Batimos las claras de huevo y cuando empiecen a espumar le añadimos los 20 gr de azúcar. Seguimos batiendo a máxima velocidad hasta que las claras queden brillantes. Sabremos que las claras están en su punto cuando al coger un poco con la varilla, el pico que se forma se quede firme y no se doble.
Después incorporamos en dos o tres veces la mezcla de almendra, azúcar y cacao. Removemos con una espátula hasta que todos los ingredientes queden integrados por completo y después pasamos la mezcla a una manga pastelera con boquilla redonda.
Preparamos un par de bandejas de horno forradas con papel de hornear y, si queréis, unas plantillas para que todos los macarons salgan igualitos. Repartimos la masa por los círculos de la plantilla y cuando la hayamos terminado retiramos el papel. Damos unos golpes a la bandeja, de este modo se irán los picos de la masa y las burbujas que se hayan formado.
Ahora viene uno de los momentos clave de los macarons, el reposo! Debemos dejar que reposen hasta que la superficie esté seca. El tiempo puede oscilar entre 30 minutos y hora y media. Es mejor no jugársela y dejarlos reposar un buen rato.
Pasado el tiempo de reposo los horneamos a 150º (horno precalentado) de 10-15 minutos, dependerá de cada horno. Lo mejor es que los comprobéis retirando uno de los macarons del papel: si el pie se queda pegado al papel y la concha se separa, necesitará un poco más de tiempo y si sale perfecto es que ya está!
Los dejamos enfriar por completo antes de rellenarlos.  
Para hacer el ganache mezclamos el chocolate troceado con la nata caliente y removemos hasta que se disuelva. Lo tapamos con papel film, dejamos enfriar a temperatura ambiente y después lo llevamos al frigorífico unas 2-3 horas. Después lo podemos montar con unas varillas o dejarlo tal cual. Ya solo queda rellenar los macarons y disfrutar de su delicioso sabor.
Se conservan muy bien en la nevera durante bastantes días, metidos en un tupper hermético.


miércoles, 1 de mayo de 2013

Quiche de cebolla, tomates cherry y queso gruyère


Me encantan las quiches, son tan fáciles de hacer y el resultado siempre es bueno. Es la receta perfecta para una fiesta o reunión de amigos, ya que puedes hacerla con antelación y servirla fría. ¡Estará aún más rica!
Recuerdo la primera vez que probé una quiche, aún estaba en el instituto y en el libro de francés aparecía la receta de la Quiche Lorraine, así que mi amiga decidió hacerla. Como le salió tan buena me invito un día a su casa y la preparamos entre las dos. ¡Ahí empezamos a hacernos cocinillas! ^_^
La receta de la masa la saqué del blog de David Lebovitz, que tiene toda la razón al decir que no merece la pena comprar este tipo de masas porque son taaaaan fáciles de hacer que tardas más en ir a comprarla al supermercado que en hacerla tú mismo.  Con estas cantidades me sobró un poco de masa, con la que hice una mini galette de espárragos, ¡que aquí no se tira nada! ;-)
Ingredientes para la masa (molde de 25 cm):
210 gr de harina
125 gr de mantequilla fría sin sal
1 huevo
2-3 cucharadas de agua helada
½ cucharadita de sal
Ingredientes para el relleno:
Tomates cherry
2-3 cebollas
2 huevos
100 gr de queso gruyère
200 ml de nata vegetal
100 ml de leche
1 cucharadita de sal
Pimienta, orégano, albahaca, tomillo…
Preparación:
Para hacer la masa ponemos en un bol la harina, la sal y la mantequilla fría cortada en cubos. Empezamos trabajar la masa con las manos hasta que quede una textura parecida la del crumble, entonces haremos un hueco en el centro y ponemos el huevo batido con 2 cucharadas de agua. Amasamos hasta que quede una masa homogénea y si es necesario añadimos 1 ó 2 cucharadas más de agua. Cuando la masa esté lista formamos una bola, la envolvemos con papel film y la dejamos unos 30 minutos en el frigorífico.
Mientras tanto preparamos el relleno: Cortamos las cebollas en juliana y las pochamos en una sartén con un poco de aceite y sal. Reservamos.
Ponemos los tomates cherry en una fuente apta para el horno. Los podemos dejar enteros o cortarlos por la mitad si son muy grandes. Les añadimos un poco de aceite y sal. Reservamos.
En un bol mezclamos la nata vegetal (o normal) con los 100 ml de leche, los huevos, la mitad del queso gruyère rallado, la sal, la pimienta y las hierbas que queramos. Reservamos.
Precalentamos el horno a 200º.
Pasados los 30 minutos de reposo de la masa la sacamos del frigo, espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y la estiramos con ayuda del rodillo. Ponemos la masa sobre el molde, la pinchamos con un tenedor y colocamos papel de hornear sobre ella y algo con peso encima, como unos garbanzos.
Cuando el horno esté caliente metemos la masa y los tomates cherry durante 15 minutos. Entonces sacamos la masa y con mucho cuidado quitamos el peso que le hayamos puesto. Volvemos a meterla al horno unos 10 minutos más.
Ya solo queda sacar la masa del horno, poner dentro las cebollas y los tomates, cubrirla con la mezcla de huevos y nata y poner por encima el resto de queso gruyère. Horneamos unos 25-30 minutos, hasta que veamos que el relleno empieza a dorarse.
Recién hecha está buena, pero pasadas unas horas está muchísimo mejor.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...