jueves, 22 de noviembre de 2012

Barritas de arándanos


Me había olvidado por completo de esta receta. La preparé hace unos cuantos meses y recuerdo que no fue una de mis recetas favoritas. No me malentendáis, las barritas estaban buenas, pero no me terminaron de convencer.
No tenia pensado publicar la receta, pero que a mi no me gustase no significa que a otra persona no le pueda gustar. Esto no es difícil, puesto que soy muy rarita para algunas comidas, mientras que en otras ocasiones soy capaz de comer autenticas guarrindongadas al más puro estilo David de Jorge
Me voy a guardar mis rarezas a la hora de comer (de momentooooo), pero si echáis un vistazo al índice de recetas veréis que el pescado y yo no somos amigos. Tenemos una relación amor-odio que espero solucionar algún día. 
La receta es del blog Sweet Road.
Ingredientes para la masa:
55 gr de mantequilla
45 gr de azúcar
75 gr de harina
1 yema de huevo
1 cucharadita de extracto de vainilla
¼ cucharadita de sal
Ingredientes para la cobertura de arándanos:
125 gr de arándanos
¼ taza de azúcar
Un poco de zumo de limón
Preparación:
Precalentamos el horno a 160º.
Para hacer la masa batimos la mantequilla, el azúcar y la sal durante unos 2 minutos.
Añadimos la vainilla y la yema de huevo y volvemos a batir. Después agregamos la harina y mezclamos hasta que quede bien incorporada.
Ponemos la masa sobre un molde y presionamos para que cubra toda la superficie, dejando los bordes con un poco más de altura. El tamaño del molde dependerá de lo gruesa que queramos la masa.
Horneamos unos 7-8 minutos.
Mientras tanto ponemos todos los ingredientes de la cobertura en una olla pequeña y dejamos a fuego medio hasta que los arándanos suelten su jugo y quede una textura pegajosa.
Sacamos la masa del horno y esparcimos los arándanos por encima. Subimos la temperatura a 170º y horneamos unos 20 minutos más, hasta que la corteza quede dorada.
Dejamos enfriar en el molde y después lo pasamos a una rejilla. 

domingo, 18 de noviembre de 2012

Crumble de manzana


El crumble es un pastel típico de Inglaterra, hecho a base de frutas y cubierto con una mezcla de harina, mantequilla y azúcar. ¡Buenísimo!
Resulta que este postre nació durante la Segunda Guerra Mundial, debido al racionamiento de alimentos que sufría la población. Como al preparar una tarta tradicional se gastaba mucha harina, surgió este dulce más simple y económico.
Como todo en esta vida, el crumble ha evolucionado con el paso del tiempo. Su cubierta crujiente también se puede hacer con galletas, avena, frutos secos… y por supuesto también se hacen crumbles salados.
Hace mucho tiempo que quería probar el crumble, pero acumulaba recetas y no preparaba ninguna, hasta que mi amiga Miriam, que está de Erasmus en Inglaterra, lo probó en una de sus “cenas internacionales” y al describírmelo supe que era un crumble de manzana. Como me dio mucha envidia, al día siguiente decidí que ya era hora de probarlo. ¡Que tonta he sido por haber esperado tanto!
Los que no lo hayáis probado, ya estáis tardando! No seáis tan tontos como yo.
Ingredientes para 3-4 personas:
4 manzanas
25 gr de mantequilla sin sal
2 cucharaditas de esencia de vainilla
2 cucharaditas de azúcar
1 cucharadita de canela
Ingredientes para el crumble:
50 gr de mantequilla sin sal
50 gr de azúcar moreno
60 gr de harina
½ cucharadita de polvo de hornear

Preparación:
Pelamos las manzanas, las cortamos y las ponemos en una olla con la mantequilla, la vainilla, el azúcar y la canela. Tapamos la olla y dejamos las manzanas a fuego medio unos 15 minutos (removemos de vez en cuando).
Mientras tanto hacemos el crumble. Ponemos en un bol la harina y el polvo de hornear con la mantequilla muy fría cortada en dados. Trabajamos la masa con las manos hasta que quede una textura arenosa. Después agregamos el azúcar moreno.
Ponemos las manzanas en un molde apto para el horno y las cubrimos con el crumble. Horneamos a 220º (horno precalentado) unos 15-20 minutos, hasta que la superficie esté dorada y el relleno haga chup-chup.
Servimos templado y lo podemos acompañar de natillas, helado de vainilla, nata… aunque así solito está de muerte!! ;-)


domingo, 11 de noviembre de 2012

Espaguetis con calabacín y ricotta

La receta de hoy tendría que haber sido un maravilloso brownie de chocolate y calabaza, para celebrar el Autoproclamado Día Mundial del Brownie, pero mi horno se ha vuelto a poner en huelga.
Así que en lugar del brownie os traigo esta sencilla y sabrosa receta que tendremos lista en menos de 20 minutos, a lo Jamie Oliver =P
Pense que no me iba a convencer el calabacín en rodajas, pues siempre intento cortarlo en trozos pequeñitos para que su presencia se note lo menos posible, pero con esta receta he descubierto que me gusta más de lo que yo pensaba.
La receta es del libro Pasta, de la editorial Ngv. Tengo dos libros más de este estilo, pero el de Pasta es el que más me gusta. Las fotos tienen mejor calidad y la mayoría de recetas son sencillas y muy apetecibles.


Entre las 135 recetas que tiene el libro nos encontramos con clásicos como la boloñesa y otras recetas de pasta con pescado, carne, verduras, al horno, en ensalada, así como canelones y lasaña. También cuenta con consejos para cocinar la pasta y recetas básicas para hacerla en casa.
Espero que probéis estos espaguetis con calabacín y ricotta y que me contéis si os han gustado ;-)

Ingredientes para dos personas:
Espaguetis
1 calabacín
2 dientes de ajo
3 cucharadas de queso ricotta
Aceite
Sal
Pimienta
Albahaca
Preparación:
Lo primero será escaldar el calabacín. Para ello ponemos abundante agua con sal en una olla, cuando empiece a hervir echamos el calabacín y lo dejamos un par de minutos. Pasado ese tiempo retiramos el calabacín y aprovechamos el agua para cocer la pasta.
Picamos los ajos, cortamos el calabacín en rodajas y lo ponemos todo en una sartén con un poco de aceite.
Cuando la pasta esté cocida la echamos a la sartén, agregamos el queso ricotta y salpimentamos.
Servimos la pasta con albahaca fresca picada y queso parmesano.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...